Posts Tagged ‘Historias del Relator’

El cuento de los Unicornios

14 julio 2009

El bosque

Existía desde hace mucho. Era un lugar fértil, lleno verdor y frescura, y de animales libres en el bosque.

Habían una bella cascada y un río que continuaba limpio y transparente hacia el horizonte.

El cielo de aquel lugar era tan azul, tan bello,  y a veces nubes muy blancas lo surcaban y brillaban aún más si había sol radiante.

Había en los linderos una pradera muy verde que se externdía hasta la parte mas extrema del mismo.

El ruido del agua era música.

El canto de las aves era dulzura.

El aroma de las flores y arboles era ligeramente embriagante cuando la fresca y suave brisa los mecía entre sus brazos.

Los animales pequeños y grandes eran tiernos.

Era el bosque más hermoso que existía.

ElBosque de los Unicornios

El Bosque de los Unicornios

Los Unicornios

Los unicornios suelen ser las criaturas más nobles y tiernas de todo el bosque. Generalmente suelen ser todos blancos pero con peculiaridades cada uno. Aunque los unicornios tienen costumbres solitarias y viven en un lugar muy escondido lo hacen  en plena armonía con los animales del bosque. Sólo cuando un peligro general acecha se reunen para protegerse y proteger a los más indefensos. Los unicornios tienen un fuerza extraordinaria, tanto más que un león.

Los unicornios de todos los bosques del mundo suelen reunirse cada 100 años.

Los animalitos del bosque siempre se encondían de los humanos, puesto  que, estos, ingresaban por los alrededores del bosque para cazar o talar árboles, destruyendo así la belleza del entorno. Todos los animales del bosque sabían esto.

Sobre todo los unicornios, jamás nadie los vió directamente: tal vez un reflejo en el agua, o una sombra veloz y transparente, pero nunca directamente,  pues entre otras cosas, tenían la capacidad de desaparecer. Sólo a los niños más pequeños se mostraban cuando se perdían en el bosque y los guiaban a los límites para que sus padres los encontrasen.

unicorns3

También a los enfermos que venían suplicando ayuda de los unicornios.

Un enfermo para que sea curado por ellos tenía que venir sólo  o traido por sólo dos personas y estas dejarlo toda la noche a solas pues era, sólo así, que el unicornio aparecía y le curaba; aunque no se mostraba del todo,  pues aprovechaba que durmiera, el enfermo, para rociar polvo de estrellas, que brotaba de su cuerno, en la  zona afectada quedando curados instantáneamente. Este polvo tenía la particularidad de sanarles y a la vez borrar del registro de su memoria el suceso. Cuando despertaban sólo sabían que estaban sanos: que antes llegaron heridos y ahora ya no lo estaban.

UnicornioPero, ¿por qué los unicornios no querían dejarse ver por los humanos?

Una antigua historia relata que existieron un unicornio y un humano que se hicieron amigos, aunque el resto de unicornios no estaban de acuerdo del todo. Ambos vivieron como hermanos, sin embargo todo era un engaño, el humano quería ganar su confianza para matarlo y de ese modo obtener el cuerno mágico. Y cuándo se proponía a realizar tan nefando crimen, el unicornio se dió cuenta de ello, y escapanado así, sin atacarlo, por la tristeza que le embargaba de la amistad destruída y traicionada,  pero jurando enemistad y desconfianza del humano, pues su corazón no era leal como el del unicornio. Fue desde aquel instante en que nunca más fueron amigos. Sin embargo sólo el corazón inocente de los niños más pequeños era capaz de contemplarlos, al ser nobles como ellos, pues con ello querían aun enseñarles a los humanos que deberían ser como ellos, los pequeños, puros y transparentes. Y curaban a los enfermos pues, aunque desconfiados, su espíritu noble de cuidar por el desvalído les movía a ello.

El Unicornio

Contaremos la historia de uno de ellos llamado Onix (por los hermosos oscuros y brillantes ojos azabache que poseía) que vivía feliz en dicho bosque.  Pero como es sabido, de costumbrunicornio-luna-menguantees solitarias.

Todo transcurría con alegría y calma. Los días en el bosque eran realmente plácidos. Y aún cuando los humanos entraban a cazar o talar siempre lo hacian por los límites pues tenían mucho respeto y temor al unicornio.

Onix, tenía lugares favoritos, sea para contemplar la luna, el atardecer, el amanecer…

Tenía muchos amigos. Gustaba de comer con de las ramas que colgaban nunca agachaba su cabeza salvo al curar, purificar el agua que beberán los animalitos o dormir. Se alimentaba de frutos y pétalos de flores, y para beber iba a la cascada tomándo de ella la fresca agua.

Onix vivía feliz en el bosque. Sólía ayudar a los animalitos más pequeños: como cuando se caían al río y él los rescataba, como subir los polluelos al nido, si se caían, como curar a los que venían heridos por causa de los humanos. Y aunque era amado por todos notaba una sombra de tristeza pues se sabía diferente a muchos de ellos que vivían por ahí.

Los más parecidos a el eran los caballos pero ellos siempre estaban o sumisos dominados por los humanos o salvajes sueltos por el bosque.
A veces los contemplaba de lejos.
Los veía desde el bosque en grandes manadas, por la pradera.
En primavera sobre todo los veía cortejar a las hembras. Los veía en parejas con sus pequeñas crías.

Algunos amigos

Se llevaba bien con ellos. Cada vez que el unicornio aparecía todos silenciaban en señal de respeto pero él inmediatamente daba hacía un gesto amable indicando así que no era necesario tanta reverencia. Y comenzaba otra vez el bullicio y jolgorio. Esto ocurría siempre con los animalitos del bosque.
Tenía muchos amigos. Algunos les contaban sus cosas: Como por ejemplo Ould un caballo, que tuvo una hembra y una cría, pero que un día desaparecieron. No se sabe cómo: si los humanos se lo llevaron, si se ahogaron en el río. Eso le causaba mucha tristeza a Wuld. Fue es esas épocas que Ould y Onyx estrecharon amistad.
Ould era alegre y solicito colaborador en su manada. Era inteligente y experimentado.
Onyx valoraba las cualidades de Ould pues veía que era un buen amigo.

También tenía una amiga llamada Nary quien era una mariposa y siempre tenía mucho cuidado de sus vestidos que usaba y su aspecto en general: Era muy bella, aunque la mayor de las veces no se daba cuenta de ello. Soñaba buscando un amor que la llenase del todo. La pobre primero conoció a una mariposa caprichosa que no supo recibir el amor que Nary le daba.

Ella pensó y recapacitó se deshizo de ese mariposa caprichoso y;  consultando con Onyx decidió tener mucho cuidado para  volver a enamorarse. Pero la pobre Nary padecía de enamorarse de quien no debía. Luego conoció a un abejorro, pero como es sabido los abejorros sólo vinen por temporadas, se enamoraron unos dias y luego él dejándola; la entristeció. ¡Pobre Nary! siempre tan sensible para con los demás y ellos tan insensible para con ella. Por ello siempre conversaba con Onyx pues le agradaba hacerlo y sabía que podía contar con un amigo.

Y así podríamos seguir hablando de cada uno de ellos de sus amigos. Por ejemplo Agiel un tímido y veloz cervatillo de grandes y brillantes ojos café. A veces caminaban juntos, Onyx y Agiel, por horas. A Agiel le gustaba dibujar con sus patitas, en la  tierra húmeda, la naturaleza que veía. Era muy tímido y tenía un gran buen corazón.

Anuncios